Se produjo un error en este gadget.

jueves, febrero 16, 2006

IF...

If you can keep your head when all about you
Are losing theirs and blaming it on you,
If you can trust yourself when all men doubt you,
But make allowance for their doubting too;
If you can wait and not be tired by waiting,
Or being lied about, don't deal in lies,
Or being hated, don't give way to hating,
And yet don't look too good, nor talk too wise:

If you can dream - and not make dreams your master,
If you can think - and not make thoughts your aim;
If you can meet with Triumph and Disaster
And treat those two impostors just the same;
If you can bear to hear the truth you've spoken
Twisted by knaves to make a trap for fools,
Or watch the things you gave your life to, broken,
And stoop and build 'em up with worn-out tools:

If you can make one heap of all your winnings
And risk it all on one turn of pitch-and-toss,
And lose, and start again at your beginnings
And never breath a word about your loss;
If you can force your heart and nerve and sinew
To serve your turn long after they are gone,
And so hold on when there is nothing in you
Except the Will which says to them: "Hold on!"

If you can talk with crowds and keep your virtue,
Or walk with kings - nor lose the common touch,
If neither foes nor loving friends can hurt you,
If all men count with you, but none too much;
If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds' worth of distance run,
Yours is the Earth and everything that's in it,
And - which is more - you'll be a Man, my son!

Rudyard Kipling (1865-1936)


Recuerdo el gran temor que senti cuando al terminar la primaria, me dijeron que tendria que trasladarme a otro edificio en las cercanias de plaza universidad, donde me encontraria expuesto a toda serie de peligros, los rumores e historias de la pesada vida de un estudiante de secundaria me abrumaban hasta el extremo. Llegaban a mi cuentos de desvelos hasta altas horas de la noche, asaltos en las cercanias de la escuela, peleas diarias con los compañeros mayores y de otras escuelas cercanas, pero sobre todo la funesta materia de mecanografia, que todos describian como la peor experiencia de tu vida. Pero nada me preparo para el primer dia de clases, cuando un simpatico caballero de baja estatura, cabello cano y bigote a la Tin Tan, nos recibió a primera hora como nuestro titular y profesor de Civismo, hablaba mucho (exageradamente) usando el primer pronombre de el singular, razon por la que un compañero lo apodó el Yo-Yo, pero este apodo no prosperó tanto, pues desde décadas antes el ya gozaba de un apodo mucho mas popular: "el Caballo"; tal vez por que era el instructor de la clase de educacion física (que muchos llamaban equitación, por el número de vueltas y brincos) que era la actividad deportiva destinada a los que no lograban intergrarse en los equipos de alguna otra disciplina deportiva. Recuerdo que en nuestra primera clase, preguntó quien de nosotros nunca habia dicho una mala palabra, solo uno de mis compañeros, de un total de 54, alzó la mano , yo lamentablemente me habia iniciado en el lenguaje sucio en mi ultimo año de la primaria y de hecho ya había logrado que las groserias salieran naturalmente de mis labios, sin parecer forzadas como ahora suenan algunos personajes de la TV, sobre todo actrices cuando para ganar rating dicen "weyes" y "kaon" sin ton ni son.

La primera tarea de el año de la materia de civismo, siempre era elaborar con cualquier medio que estuviera a nuestro alcance un biberón.

Si leyeron bien: un biberón o mamila, como prefieran, que contuviera todas las conductas cívicas que nos vinieran a la mente, podiamos dibujarlo en un cartel o moldear uno tridimensional, la cretividad era lo que importaba, afuera de el biberón debía estar la contraparte de lo civico, todas las malas conductas, como pasarse un alto, tirar basura, pedir lana a quien se estaciona bajo amenaza de rayar el auto, ocuapar la banqueta para vender piratería, guardarse hasta las ligas de un soborno, grabar conversaciones de gobernadores, quitarle su casa a deudores para venderla a otro por $3,000, abuso de autoridad para callar a una periodista incomoda, etc.
El trabajo ya terminado tenia que ser titulado con la polémica frase:

¿Y TU MAMASTE CIVISMO?

Tal vez mi conducta urbana si se halla visto modificada por haber llevado esta materia en mi primer año de secundaria, me comentan que esta materia ha sido removida de el programa de estudios, tal vez por considerarla innecesaria (asi como historia prehispánica), en nuestro México moderno, pues en nuestra sociedad todos nos conducimos con orden y respeto (permitanme reirme, jajajaja) o ¿tal vez se debiera? a la ocasión en la que mi desilusion fue grande, al ver a mi profesor de civismo, en su caracteristico vochito blanco, mentando madres a otro conductor con medio cuerpo salido por la ventana.

Creo que lo mas importante que me dejo esa materia, fue que en una de las evaluaciones nos hicieron aprender el "Si.." de Rudyard Kilplin, autor al que en ese entonces solo conocía por el libro de la selva (estuve en los scouts un mes). Es un poema que todavia recuerdo y ya no con la pesadumbre de cuando me lo hicieron aprender, si no con el aprecio de la filosofía de vida que inspira a quien lo escucha. Aqui dejo su traduccion y jamas dejen que el triunfo y el desastre les impongan su ley.

Si... (Traducción al español del poema If..., de Rudyard Kipling)

Si puedes estar firme cuando en tu derredor
todo el mundo se ofusca y tacha tu entereza;
si cuando dudan todos fías en tu valor,
y al mismo tiempo sabes excusar su flaqueza;
si puedes esperar y a tu afán poner brida,
o blanco de mentiras esgrimir la verdad,
o siendo odiado, al odio no dejarle cabida
y ni ensalzas tu juicio, ni ostentas tu bondad;

Si sueñas, pero el sueño no se vuelve tu rey;
si piensas, y el pensar no amengua tus ardores;
si el triunfo y el desastre no te imponen su ley
y los tratas lo mismo como a dos impostores;
si puedes soportar que tu frase sincera
sea trampa de necios en boca de malvados,
y mirar hecha trizas tu adorada quimera,
y tornas a forjarla con útiles mellados;

Si todas tus ganancias poniendo en un montón,
las arriesgas osado en un golpe de azar,
y las pierdes y luego, con bravo corazón,
sin hablar de tus pérdidas vuelves a comenzar;
si puedes manterner en la ruda pelea
alerta el pensamiento y el músculo tirante
para emplearlos cuando en tí todo flaquea,
menos la voluntad que te dice: ¡Adelante!

Si entre la turba das a la virtud abrigo;
si marchando con reyes del orgullo has triunfado;
si no pueden herirte ni amigo ni enemigo;
si eres bueno con todos, pero no demasiado,
y si puedes llenar los preciosos minutos
de sesenta segundos de combate bravío,
tuya es la tierra y todos sus codiciados frutos,
y lo que más importe, serás Hombre, hijo mío.

6 comentarios:

drneon dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
drneon dijo...

Muy buen post amigo.

Esas regresiones a las paginas intermedias de la "Colección de Momentos" siempre es bastante disfrutable.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Deberíamos de preguntarle ahora al caballo, si lo que mamo fue Cinismo y no Civismo como realmente predicaba, por una doble identidad con la que regía su vida, tratando de formar y moldear jóvenes imberbes mientras que por otro lado, su conducta dejaba mucho que desear. Yo solo sé que odié ese poema porque tuve la obligación de memorizarlo, vomitando aquellas palabras sin tomar conciencia de la belleza del poema, pero ahora que lo veo, recuerdo buenos momentos y me permito ahora sí, disfrutarlo como se merece.
Gracias m A M e

Fernando dijo...

Comentario acerca de la naturaleza de la casualidad.

Recien compre Kim del mismo Kipling. El que reprodujeras este poema fue un empujos mas para abrir el libro (si no lo abro no es por antipatia, sino que aun hay muchos pendientes).

Acerca del comentario anterior, creo que si lo hubeira tenido que memorizar en español no me hubeira gustado mucho al idea, per en ingles es otra cosa muy disntina y con mucha ams intencion.

Plaqueta dijo...

Qué envidia, ¿en qué secundaria ibas? En la mía ya parece que iban andar conociendo a Kipling o a cualquier escritor más allá de Benito Pérez Galdós o del ese del Periquillo Sarniento.

m A m E dijo...

Gracias mi estimado drneon, trato de echarle los kilos a cada publicacion jajaja

Anonimo, se que te conozco esa forma de expresarse de el caballo es unica, pero no revelare tu identidad aqui en este sitio.

Pues si mi estimado Fer, al menos me sentire feliz de que los Scouts y el civismo me hayan dejado algo bueno, no he tenido la oportunidad de leer mucho Kipling en ingles(solo algunos poemas), pero espero me platiques como te va con esa lectura y me lo recomiendes.

Plaqueta: Creeme no te hubiera gustado estar en mi secu o pensandolo bien a lo mejor si, eramos puros hombres tu diras.