Se produjo un error en este gadget.

viernes, octubre 03, 2008

REBELDE CON CAUSA DICE "ESPURIO"

Hoy, 3 de Octubre del 2008, durante la entrega del premio nacional de la juventud, un joven, Andrés Leonardo Gómez Emilson, se negó a saludar a Felipe Calderón, "Presidente" de México, para después interrumpir su discurso con el grito de "Espurio". Esta palabra que es con la que califican al panista los que consideran ilegitima su llegada a la presidencia, no es la primera vez que es mencionada en un acto publico de Calderón, al contrario desde la toma del poder, hace casi dos años, constantemente ha aparecido en actos públicos en los que constantemente están involucrados jóvenes, frente a los becarios de la fundación Telmex, en la IBERO, etc. De esta forma sigue siendo cuestionada la elección del año 2006, en la cual Felipe Calderón Hinojosa se negó a contar los votos nuevamente para así obtener la legitimidad que ahora tanto extraña. Pero independientemente de si Calderón o no hizo trampa en esos tiempos, hay varias cuestiones preocupantes que salen a relucir en estas situaciones, por un lado gran parte de la sociedad, principalmente adulta, se vuelca a repudiar los incidentes, como ha ocurrido también en el caso de Andrés Leonardo Gómez. "Falta de Respeto", "Mala Educación", "Imbécil", “Traidor a la Patria” o “Que si se insulta al Presidente se insulta a todos” son algunos de los calificativos y acusaciones con los que se ha pretendido atacar a Andrés Gómez, estudiante de bachillerato sobresaliente por ser campeón en varias olimpiadas del conocimiento, quien después de haber sido detenido por el estado mayor presidencial, ha sido señalado por haber cometido grandes agravios a la “Nación”.

Pero ¿Qué es lo más preocupante de este asunto? Es la falta de cuestionamiento que tiene gran parte de la población mexicana hacia sus gobiernos, la ingenuidad o temor por perder un Status Quo que definitivamente no satisface las expectativas del mexicano pero que es mejor a no tener nada. Es un hecho definitivo que al mexicano le hacen falta imágenes modernas de lucha e insumisión a los malos gobiernos, quizás las imágenes de Villa y Zapata no son adecuadas para nuestra época. También es cierto que los limites de tolerancia nacionales son altísimos, pareciera que la frase "No hay mal que dure cien años" estuviera muy arraigada en nuestra psique y solo protestamos cuando ya es demasiado tarde, cuando ya pasaron los cien años de injusticia, cuando no hay nada que perder por que ya lo perdimos todo. Necesitamos ejemplos de rebeldía para romper ese molde. Rebeldes con causa que le digan “Espurio” a lo que a todas luces no tiene nada de cierto.

Cierta vez al ser cuestionado sobre los problemas de los jóvenes modernos, Joaquín Sabina (Cantautor español) dijo -Actualmente hay un hueco generacional, porque los chavales de veinte años no tienen "Bobdylanes" de veinte años. Bob Dylanes de veinte años, recuerdo que esa expresión rondó por mi cabeza durante semanas y el asunto en cuestión es muy simple, ¿Existen personajes en México que representen a la juventud como lo hizo Bob Dylan en su momento? Para resolver este dilema tendríamos que conocer primeramente quien fue Bob Dylan y por que fue tan importante su trayectoria. Poeta y músico, visionario y rebelde, fustigador del sistema y contradictorio hasta el descaro. Bob Dylan es, más que una estrella del rock, un hito en la cultura de la segunda mitad del siglo. Es la más pura imagen de la Independencia del individuo. Bob Dylan no necesitó de nadie para alcanzar su lugar en la historia, el salió a buscarlo por su propio pie y con una guitarra al hombro. Nunca perteneció a nadie, incluso cuando fue premiado por su lucha, como ocurrió con el premio Tom Paine concedido por el Comité de Emergencia para las Libertades Civiles, a la hora de recibir el premio, intentó expresar lo que sentía: "Esos señores están dando dinero porque se sienten culpables de maltratar a los jóvenes", "Esos buenos burgueses liberales no se parecen a los negros que conozco" Parte del público lo empezó a abuchear, sus compañeros en la mesa de honor le daban patadas por debajo de la mesa. Enfadado antes de partir tan solo agregó: “No tengo una guitarra, pero puedo hablar –dijo Dylan-. Quiero agradecer por el premio Tom Paine a nombre de todos los que fueron a Cuba. Primero porque son todos jóvenes y me llevó mucho tiempo volverme joven y ahora me considero joven y estoy orgulloso de serlo. Estoy orgulloso de ser joven. Y solo deseo que todos ustedes, sentados aquí esta noche no estuvieran aquí y pudiera ver cabezas con pelo y todo eso, todo lo que lleva a la juventud. Cuando los viejos se quedan sin pelo deberían irse. Miro a la gente que me gobierna, los que hacen las reglas y no tienen pelo en la cabeza. Eso me pone muy nervioso. Ya no hay blanco y negro, ni izquierda ni derecha para mí. Sólo hay arriba y abajo, y abajo significa estar muy cerca del suelo. Trato de subir sin pensar en nada trivial como la política.”

Esto lo dijo en 1963, un año después sale precisamente el disco “Another side of Bob Dylan” que tiene el tema “Mis páginas del pasado (My back Pages)” y dice: “Ah, pero yo era muy viejo entonces, soy muy joven ahora.”. Dylan comprendió muy rápidamente lo que hacía la política o “esa política” con la juventud: la envejecía. Como escribió Charles Bukowsky: “Ey, políticos, ustedes nos hacen envejecer.”

Ahi frente al escenario, frente al "status quo" que nos aplaude es donde podemos empezar a envejecer, aceptando por dinero lo que no estamos de acuerdo. Andrés Leonardo Gómez Emilson enfrentó al sistema cara a cara y le dijo "Espurio" o en pocas palabras "No creo en ti". De esa forma Andrés tomó una fotografía a su alma joven. Dirán que no es nada meritorio, cualquiera lo hubiera hecho, pero no, él llego ahí por que tuvo esfuerzo y dedicación por desarrollarse como un estudiante y pensador distinguido de la sociedad mexicana, eso es lo destacable, tuvo dos opciones aceptar su premio y callar o abrir los ojos a la nación de que habemos muchos inconformes, con las mentiras del actual régimen.

Un último análisis que debiéramos hacernos para terminar este asunto, es el autoritarismo con el que el poder sigue tratando a quienes se le enfrentan. Yo me pregunto que haría cualquier individuo en México si el estado mayor presidencial se llevara a su hijo y lo tuviera confinado sin explicación alguna, sin cargo alguno durante varias horas y lo más importante sin informar su paradero, ¿No es eso a fin de cuentas una especie de secuestro? Parece que es una vieja práctica de los priistas que a los panistas les ha dado por continuar. Pero me voy tan solo dejándoles una reflexión más ¿Que será de todos aquellos opositores al gobierno de Calderón que son detenidos, pero no durante un evento oficial, no frente a las cámaras y los medios, sino en el anonimato? Me da terror pensar en lo que le pasa a esas personas, habría que revisar cuanto se han incrementado las muertes a causa de apendicitis en los últimos años.


Como siempre les dejo un video que los haga pensar, este de nuestro celebrado Bob Dylan, "The times they are changing", que Dylan escribió cuando era un joven apenas unos años mayor que Andrés Gómez, ustedes me dan a cambio sus comentarios.








1 comentarios:

Fantômas dijo...

Pasate que tengo un regalito para vos!

Soy del Montón

Un abrazo.