Se produjo un error en este gadget.

lunes, enero 15, 2007

EN EL PAIS DEL ELOTE, NI MAIZ TORTILLA


Ya sé, que yo no sé nada de Economía y que no debería meterme en estos asuntos, pero cuando la economía se mete contigo entonces no puedes mas que defenderte. Por que aunque yo se que si voy al Walmart o a la Comer ahí todavía consigo tortillas (que saben a pura cal pero ni pex) al moderado precio de 6 pesotes, también se que si en Tangamandapio, a los habitantes les dejan caer el kilo de tortilla a 15 pesos entonces todos perdemos. Todo tan sencillo como armar una cadenita: el jornalero llega a su casa después de romperse el lomo por la falta de un tractor y le da la paga del día a su Bartola, les parece un chingo, cincuenta pesitos, pues eso es lo más que dan a sus respectivas el 70 % de los habitantes de esta nuestra querida tierra.
Bien, pues la Bartola toma los pesitos y de ahí le tiene que rendir pa todo el gasto, va al molino mas cercano y resulta que la masa de maíz nixtamalizado tiene un costo 3 veces mayor que hace un par de meses, si antes el kilo estaba a 2.50 ahora vale 7.50 y en algunos casos hasta 11 pesos.
Ella utiliza ese maíz para un montón de cosas mas que si gorditas, totopos, doraditas, sopes, tamales, etc. Antes ella, compraba 4 kilos, regresaba a su casa. Tres los amasa a mano y calienta en el comal para hacer tortillas, uno para comer y otro pa vender a los vecinos, pero resulta que ahora no le sale, solo compra dos esta vez. Los vecinos sufren la ausencia de tortilla, son de costumbres fijas y preguntan Bartola a cuanto les vendería el kilo, ella les dice que ellos compren la masa y les cobra 5 pesos extra por el amasado. A los vecinos 12.50 totales por un kilo de tortillas les parece excesivo y mejor hacen el viaje a la tortillería en el centro del pueblo mas cercano. Ya sea que lo hagan en camión colectivo o tractor el gasto es de aproximadamente 4 pesos por el viaje, para darse cuenta que en la tortillería el kilo cuesta 15 pesos. Finalmente no cambia nada la Bartola sigue haciendo tortillas a sus vecinos pero ellos pagan el doble, ellos se dedican al cultivo de la calabaza, deciden no perderle y le suben el precio al intermediario que se lleva su producto para la capital el kilo de calabaza que antes vendían a 4 pesos ahora va a costar 7. Pero esto no afecta al intermediario, el vende ese mismo kilo en la capital a 12 pesos en la central de abasto ahora podrá pedir 17. La ama de casa que compra en la central se sorprende por el aumento inexplicable no solo de la calabaza si no de varias otras verduras y ella lo comenta con su esposo (que tiene una papelería por cierto). Él, en lugar de darle los 500 pesos que le daba cada martes para el mandado ahora tendrá que soltar 700, que no tenia calculado, es por este motivo que decide subir el precio de las copias y las monografías, lo cual le complica la vida al abogado y su pequeño hijo en segundo de primaria, pues el salario que tenia de por si no le alcanza mucho por estar pagando las letras del carro, por eso decide cobras sus honorarios mas altos, esto afecta a la empresa que decide no aumentar ningún salario y los asalariados....
Los asalariados nos jodemos, con el aumento de 1.90 pesos al salario mínimo debiera bastarnos.
Y sin embargo nadie parece poder explicarnos por que no puede haber una tercera cadena de televisión o por que no se combate el monopolio de la telefonía en México, pero si permitimos la entrada de maíz amarillo de pésima calidad para subsanar el desmadre del alza a la tortilla.

1 comentarios:

José Antonio dijo...

con mucha vehemencia mame, totalmente de acuerdo. Abrazos